Mundos Oníricos

El Centro Cultural Acatlán a través de su Galería Virtual se complace en presentar la exposición “Mundos Oníricos” de los maestros Leticia Tarragó y Guillermo Gadda, artistas destacados del Salón de la Plástica Mexicana. Con la presente muestra se rinde un sencillo, pero emotivo homenaje a dos grandes creadores veracruzanos que han dejado una huella dentro de las artes en nuestro país. Cada uno con un estilo único e inconfundible.

Leticia Tarragó

Orizaba, Veracruz (1940)

En el caso de Leticia Tarragó su vinculación con el mundo del arte viene desde su infancia, prácticamente desde que aprendió a leer y descubrió en aquellos cuentos con hermosas ilustraciones un mundo mágico que jamás la abandonaría y que serviría a la postre de inspiración para crear parte de su obra.

A la par de su gusto por los cuentos de hadas y leyendas tomaba clases de música, sin dejar de lado su gusto por el dibujo que, a decir de la artista, se convertiría en su gran refugio. Leticia Tarragó desarrolló desde temprana edad un estilo original que la convertirían en una de las ilustradoras con mayor reconocimiento.

“Cuando nos trasladamos de Orizaba a la Ciudad de México, mi madre consiguió que ingresara a estudiar a la Escuela Nacional de Pintura y Grabado, La Esmeralda. Fue una época muy bonita, acudíamos a los conciertos de Bellas Artes, a las funciones de teatro, lo que me permitió conocer al dramaturgo, Emilio Carballido.

Era un universo rico y vasto. Poco después tuvimos la oportunidad de relacionarnos con David Alfaro Siqueiros y con Gerardo Murillo, mejor conocido como el Dr. Atl que a la postre se convertiría en mi mentor. Tuve el gran honor de que ambos pintores fueran los encargados de presentar mi primera exposición”.

A los 14 años, Leticia Tarragó se convirtió en alumna y asistente del Dr. Atl, por lo que era común que acompañara al afamado artista a pintar al Ajusco y al Popocatépetl. Con la guía del Dr. Atl aprendió la técnica de dibujo tonal, se trata de un dibujo al carboncillo que al final queda como una fotografía. “Tengo grandes recuerdos de mi maestro, aún conservo sus cartas, a manera de tesoro, son muy bonitas. Era una persona muy jovial y con gran sentido del humor”.

 

Siendo alumna de La Esmeralda ganó un concurso de cartel patrocinado por la aerolínea holandesa KLM teniendo la oportunidad de viajar a la Haya e Italia.Para 1963 se traslada a Polonia, país donde absorbe algunas de las técnicas más vanguardistas del Viejo Continente.

“En mis inicios, me nutrí mucho de esas imágenes de mi natal Orizaba. En La Esmeralda seguí la tradición de la Escuela Mexicana de Pintura. Sin embargo, cuando estudié grabado tuve la oportunidad de sacar a flote todo aquello que viví e imaginaba desde la infancia, todo ese mundo mágico, emanado de los cuentos y leyendas de angelitos y aparecidos, un mundo onírico”.

Leticia Tarragó ha sido una artista prolífica que ha incursionado en la pintura, grabado y desde luego como ilustradora de libros de texto, enciclopedias, cuentos y portadas para discos de corte infantil. En su haber destacan los trabajos que realizó para el sello discográfico del cantautor Óscar Chávezy los Hermanos Rincón.

El trabajo de la maestra tiene que ver con el realismo mágico, el artefantástico y desde el punto de vista temático con el circo, el teatro, el cosmos y las ciudades mágicas.

Selecciona una obra

Guillermo Gadda

Jalapa, Veracruz. (1945-2009)

Guillermo Gadda fue un artista polifacético, un trotamundos incansable gracias, en parte, a su condición de poliglota. Nacido en Jalapa, Veracruz descubrió a muy temprana edad su destino: el arte. Llevó su obra a gran parte de Europa donde pasaba largas temporadas. Se impregnó de ese aire cosmopolita, sin olvidar las profundas raíces que lo ataban a nuestro país.

Cualquier instante era propicio para pintar. Armado con pinceles y caballete bajo el brazo encontraba cualquier pretexto para poner en práctica su habilidad innata dentro de las artes plásticas.

La obra del maestro Gadda es poco conocida en nuestro país. Sin embargo, la calidad de su obra forma parte de galerías y coleccionistas fuera de México, principalmente. La crítica especializada considera a Guillermo Gadda como uno de los mayores exponentes de la plástica nacional. No es gratuito que a finales de la década de los 80 ingresara como uno los miembros más distinguidos al Salón de la Plástica Mexicana.

Guillermo Gadda fue un extraordinario dibujante y pintor, un creador que mantuvo en todo momento dentro de su quehacer una postura frente al mundo del arte.

 

Mundos oníricos

A través de este recorrido virtual, el Centro Cultural Acatlán y El Salón de la Plástica Mexicana conmemoran su décimo aniversario luctuoso. En este espacio se presenta una parte de su trabajo. Destacan sus tablerosdenominados polimorfismos, cajas-objeto que van abriendo y dan lugar a una infinidad de obras. Son piezas de carácter lúdico.

Se trata de un artista que gustaba mucho de la experimentación. La obra puede ser considerada comoHiperrealista al recrear espacios muy personales dentro de su discurso. Los tableros cerrados son una obra en sí y a medida que abren van creando una realidad alterna.

Guillermo Gadda juega con estos espacios arquitectónicos, en este caso un álbum de familia a manera de árbol genealógico. A través de este sitio los visitantes pueden apreciar las posibilidades del arte, más allá de la pintura, al descubrir que su técnica está íntimamente relacionada con la ruptura de los planos.

Selecciona una obra

descarga nuestra App

Consulta las actividades del Centro Cultural Acatlán SOLO ANDROID

CENTRO CULTURAL ACATLÁN UNAM